Razones por las que comprar vehículos de ocasión en Barcelona

Dado el grado de masificación que sufre Barcelona en los últimos años, muchas son las voces que claman que no merece la pena tener coche en la ciudad condal.  El buen funcionamiento del transporte público, el alto precio del combustible y la dificultad a la hora de aparcar son las principales razones que esgrimen a la hora de defender su postura.

Sin embargo, en el siguiente artículo os contamos cómo nuestros vehículos de ocasión en Barcelona cambiarán la forma en la que interactuamos con la ciudad y sus alrededores.

 

Fuente: pixabay.com

 

Evita tener que alquilar una plaza de garaje

Es cierto que aparcar en Barcelona no es tarea fácil. Los pocos sitios libres que puedas encontrar suelen acarrear el pago de alguna tasa, y los alquileres de plazas de garaje suelen ser caros.

Es por ello por lo que el Ayuntamiento de Barcelona puso en funcionamiento la Zona Verde: áreas de aparcamiento preferente para residentes. En estas zonas, los residentes acreditados podrán aparcar de manera gratuita, mientras que los no residentes deberán abonar una tasa.

Además, a la hora de aparcar nuestros coches de ocasión en Barcelona, tendremos menor reparo, ya que son vehículos menos “golosos” para los posibles ladrones que buscan coches nuevos de alta gama.

 

Frente a los atascos, comodidad y confort

Los atascos pueden ser desesperantes, pero no hay nada que no se pueda solucionar con buena compañía, buena música de fondo y el climatizador manteniéndonos fresquitos ante el verano abrasador de Barcelona.

Los buses y los metros pueden ahorrarnos la congestión propia de las mañanas, pero en caso de ir cargados con grandes maletas u otros bultos puede llegar a ser un suplicio. Sin embargo, nada más simple que meter nuestro equipaje en el maletero de nuestros vehículos de ocasión y olvidarnos del problema hasta que lleguemos al destino.

 

La “escapadita” de los fines de semana

Hemos tenido una semana dura en el trabajo en la que el viernes parecía no llegar, pero finalmente aquí está. Queremos desconectar durante un par de días para llegar el lunes con las pilas cargadas y preparados para lo que venga. ¿Qué podemos hacer?

Nos subimos a nuestros coches de ocasión y planeamos una escapada de fin de semana, ¡o simplemente improvisamos! La Costa Brava está a un tiro de piedra esperándonos con sus aguas cristalinas y sus pueblos de ensueño, los Pirineos nos llaman pidiendo que los escalemos y recorramos sus cientos de sendas, ciudades como Madrid o Valencia sugieren un fin de semana un poco más urbanita… las posibilidades son infinitas.

La independencia que te otorga el disponer de un coche propio es inigualable.

 

¿Conoces el consumo colaborativo?

Sí, todos estos planes suenan genial, pero ¿y los peajes?, ¿y el combustible?, ¿por cuánto va a salir este fin de semana de desconexión? La clave está en el consumo colaborativo.

Podemos hacer la escapada con amigos o familiares, o podemos acudir a las diferentes plataformas existentes de consumos colaborativo. En estas, encontraremos a gente que viaja desde Barcelona a los mismos destinos que nosotros y que están dispuestas a compartir los gastos del viaje. Esta es una opción fantástica que nos permite conocer a gente nueva y, a la vez, ahorrar con nuestro coche de ocasión.

Éstas, junto a otras razones más técnicas como pueden menos reparaciones para corregir defectos de fabricación, precios mucho más económicos, menor carga impositiva, etc.; hacen de los vehículos de ocasión en Barcelona una opción de lo más interesante.