¿Qué debo hacer ante una avería de mi coche?

Las averías más comunes en el coche son los pinchazos o reventones en las ruedas, desgaste de los frenos y problemas con la batería. Revisar el vehículo periódicamente y realizar las revisiones oportunas en el taller de confianza nos ayudará a evitar sustos en carretera. Y, ahora en vacaciones, es todo mucho peor si nos encontramos de vacaciones o lejos de nuestro hogar. Por eso, se recomienda confiar en la experiencia de una red de talleres en España que nos asistan estemos donde estemos.

 

¿Qué hacer en caso de avería? ¿Ya sabes cómo proceder cuando un piloto del coche de advertencia se encienda, no arranque el coche o notes algo raro y necesites de ayuda profesional? ¿A qué taller hay que llevar el coche cuando nos cubra la avería el seguro?

 

Imagen: pixabay.com

 

Qué hacer en caso de avería en carretera

 

  • Aparta el vehículo lo máximo que podamos de la vía. Sácalo de la calzada y lo más introducido en el arcén que puedas.

 

  • Inmoviliza el coche. Asegúrate que no se puede mover y que no se desplazará una vez que tú salgas del interior. Pon el freno de marcha y apaga el motor, dejando las luces de emergencia encendidas.

 

  • En la medida de lo posible, y siempre que su seguridad esté garantizada, ayuda a que salgan los ocupantes del coche contigo. Indícales que salten el guardarraíl y se ubiquen lo más lejos de la vía que puedan.

 

  • Colócate el chaleco reflectante y sal del vehículo cuando estés totalmente seguro de que no hay peligro.

 

  • Colocar los triángulos de señalización para identificar que estás parado. La distancia recomendada para ubicarlos es a 50 metros del vehículo. Si no estás seguro de cómo calcular la distancia, cuenta 50 pasos y ubica ahí el triángulo. Si la carretera es de doble sentido, coloca un triángulo por delante y otro por detrás. Si estás en una autopista o autovía, coloca solo uno de los triángulos a 50 metros de la parte trasera del coche.

 

  • Evalúa la avería. Si se trata de un pinchazo, puedes resolverlo por ti mismo. En el caso de que no te sientas preparado o no sepas qué le ocurre exactamente al vehículo, busca el hito más cercano para informar a la compañía de seguros de tu ubicación exacta.

 

  • Cuando contactes con la aseguradora, consulta si pueden trasladar tu vehículo con la grúa a tu taller de confianza. En estos casos, confiar en una red de talleres que ofrezca servicio a nivel nacional te ayudará a que conozcas la cobertura que ofrecen, cómo trabajan y tengas la tranquilidad de dejar tu coche en el taller de toda la vida.

 

Merece la pena saber que la compañía de seguros no puede obligar en ningún momento a su cliente a llevar el vehículo a uno de sus talleres concertados y que quizá no es el que más te convenza a ti. La aseguradora puede aconsejar a modo de recomendación un destino pero como cliente tienes la libertad para tomar la decisión motu propio, donde desees que se realice la reparación.